Cual es la Causa del Bullying – Una Mirada a la Raíz  0

la-causa-del-bullyingEl mes de octubre ha sido designado como el mes de Prevención del Bullying. En diferentes medios de comunicación social se insta a “no quedarse callado” ante una situación de este tipo.

Es por ello que he decidido, con el afán de dar un aporte, emitir mi opinión con respecto a la causa del bullying ya que considero que es una situación social que nos atañe a todos y no solo a los estudiantes de escuela, donde mayormente se manifiesta, dando una mirada a la raíz.

Antes de continuar con mi punto de vista me gustaría mencionar que, en términos generales, el bullying es, según Wikipedia,…

“Acoso físico, verbal o psicológico al que someten, de forma continuada, a un alumno sus compañeros.”

Es decir, el bullying es maltrato físico y/o psicológico deliberado y constante que recibe un niño o niña por parte de otro compañero u otros, que se comportan con él cruelmente con el objetivo de someterlo y asustarlo. El bullying implica una repetición continuada de las burlas o las agresiones y puede provocar la exclusión social de la víctima.

Ante este acoso o maltrato algunos estudiantes que no saben cómo protegerse o actuar desarrollan ideas suicidas, algunos, incluso, las han cometido.

El bullying va desde empujones, patadas, agresiones con objetos; Insultos y apodos, menosprecios en público, resaltar defectos físicos, que es el más habitual, minar la autoestima del individuo y fomentar su sensación de temor, pretender aislar al joven del resto del grupo y compañeros.

Ahora bien, una escena de bullying escolar, por lo general, tiene tres personajes: el agresor, el agredido y los espectadores.

El agresor es la persona que agrede directamente. Es un ser humano con un comportamiento “no normal”, con falta de empatía y, desde mi punto de vista, con una o varias heridas muy profundas en el alma. Es, podría decirse, un enfermo del alma, como hay muchos seres humanos en el mundo.

El agredido, por su parte, es la persona que recibe la agresión. Es un ser humano también con un comportamiento “no normal”, por lo general, con falta de confianza en sí mismo y/o en sus padres, también con heridas en el alma que los llevan al silencio, y, a veces, al suicidio. En muchos casos, incluso, los agredidos son personas con situaciones especiales (retardo mental, autismo, etc.), lo cual complica aún las cosas.

Los espectadores, son los que de una u otra forma apoyan al agresor, muchas veces formando parte de la agresión; otras simplemente callando o actuando con indiferencia. Considero que también tienen heridas en el alma, por ello se convierten en apoyadores.

Cabe mencionar aquí la ley que dice “lo semejante atrae a lo semejante”… Las personas que se juntan entre sí lo hacen inconscientemente por atracción, ya sea porque comparten intereses, gustos, comportamientos, rasgos de personalidad o expectativas similares.

Las personas que apoyan al agresor en una situación de bullying se unen inconscientemente a él por semejanza; es decir, existe algún rasgo o característica similar entre ellos. Menciono esto para tomar en cuenta que el agresor, por lo general, no actúa solo, por lo que, en realidad, en términos prácticos, no existe un solo agresor, sino varios. El que agrede directamente y los que lo apoyan de una u otra forma.

El agresor, por lo general, es la cabeza de grupo y quiere ser reconocido como tal. En su afán de demostrar su poder asume una conducta distorsionada que refleja su interior herido.

¿A qué me refiero con su “interior herido”? Me refiero a que tiene una herida en el alma, una herida muy profunda que le hace ver la agresión como un mecanismo de autodefensa o desahogo.

El agredido, por su parte mantiene silencio aparentemente por temor o miedo; sin embargo, en muchos casos, mantener el papel de víctima o aguantar el dolor de la agresión es provocado por una herida que tiene en el alma. Es decir, realmente no es el temor o miedo lo que lo hace callar o aguantar, sino una situación interna en él/ella, lo cual, por supuesto, es totalmente inconsciente.

Me parece preciso mencionar aquí que todo conflicto interpersonal tiene una causa intrapersonal. En una situación de bullying tanto el que agrede como el agredido están en un conflicto interpersonal, en donde ambos están asumiendo papeles de los cuales no son conscientes, debido a un conflicto intrapersonal, que considero es donde se encuentra la causa del bullying.

Recuerda que el bullying es una situación deliberada continua. Si un estudiante (en el caso del bullying escolar) agrede a otro por primera vez, lo normal es que el agredido comente este hecho con su maestra, sus padres o hermanos mayores o con alguna persona mayor. Si el estudiante no lo hace, entonces, aunque suene absurdo, y conscientemente rechace esta situación, inconscientemente la acepta, sea por una situación de masoquismo o de enmascaramiento de algún otro tipo, lo cual refleja también una herida interna, una herida en su alma.

No hay agresor sin haber agredido; así como no hay agredido sin haber agresor. Si queremos parar el bullying es necesario que ambos personajes desaparezcan. Mientras haya uno, el otro también aparecerá.

Por tanto, esperar solamente que los niños agredidos hablen no es la solución real ni total a la causa del bullying.  Muchos no lo harán. Tampoco solo señalar al agresor y castigarlo. La violencia engendra más violencia.

la-causa-del-bullyingDe hecho, esto no resuelve la situación de raíz, la empeora. Se necesita ir más allá. Se necesita reconocer que esta situación va más allá de un problema de conducta. Necesitamos ver y aceptar qué si hay niños bullying, hay padres bullying. Si hay padres bullying, hay familias bullying. Si hay familias bullying, hay sociedad bullying. Si hay sociedad bullying, hay gobierno bullying.

Para mí, el bullying es reflejo de la falta de amor que hay en el mundo. No es una situación aislada de algunos muchachos con problemas de conducta. Claro que no. La causa es mucho más profunda.

Es el reflejo de las heridas en el alma que no son curadas. Curando las heridas que hay en el alma, se podrá eliminar de raíz esta situación que cada vez cobra más fuerza, se podrá eliminar la causa del bullying.

¿Cómo se genera una herida en el alma?

Dado que este no es un artículo referido a las heridas del alma, brevemente diré que, por lo general, se generan en la niñez o infancia (incluso desde las dos semanas de gestación en el vientre materno), y se puede generar de varias maneras, como por ejemplo, cada vez que un padre o madre le dice a su hijo o hija “eres un tonto”, “eres un burro”, “todo lo haces mal”, “no sirves para nada”, “estoy harta de ti”, “ojala no hubieras nacido”, “no te quiero”, “por culpa tuya mi vida es un infierno”, “no tengo tiempo”, “eres el hazme reír de la escuela”, “eres un llorón”, etc.; o cuando le hace una promesa y no se la cumple, el niño se vuelve controlador; déspota; o cuando lo castiga físicamente o injustamente;  o cuando lo rechaza, no le dedica tiempo, no le da afecto, no lo respeta, no lo elogia, lo humilla frente a otros, etc.

Con profundo pesar muy a menudo escucho a padres o abuelas decirles a los niños por la mañana antes de entrar a la escuela… “en la noche te voy a matar (castigar)”, “deja de correr o te rompo la cara”…

¿Puedes ver claramente que una herida en el alma refleja la falta de amor en el niño o niña, o en el estudiante? Lo peor de todo es que un niño o niña con heridas en el alma será un adulto con heridas en el alma y muy probablemente sin éxito en la vida. Sentirá frustración e insatisfacción y procreará niños con heridas en el alma. Es un círculo vicioso.

Sé que esto puede sonar muy fuerte, y de hecho lo es; sin embargo, es la cruda realidad. Es la verdadera raíz del problema. Por ello, siento la necesidad de hacer un llamado a una profunda y consciente reflexión en este punto. Si queremos darle un alto al bullying, necesitamos darle un arrancón a la raíz.

Por otro lado, es imprescindible considerar el hecho de que el comportamiento de los niños es reflejo del comportamiento de los padres. ¿Lo sabías? Los hijos son como los padres son. Si eres padre/madre probablemente ya lo hayas notado.

Si tú observas a un niño o niña jugando, veras cómo repite el comportamiento de sus padres. Los niños, comúnmente, repiten conductas que ven en casa y con las que crecen y ven como normales. Así, si un niño ve continuamente a su padre maltratar a su madre, el niño está aprendiendo esa conducta y la repetirá, ya que la toma como normal. Si la niña ve que su madre es sumisa, la niña repetirá esta conducta.

Si un niño o niña ve a su padre o madre cómo se comporta con otras personas, él/ella repetirá las mismas palabras, las mismas actitudes y el mismo comportamiento.

Es necesario tomar esto en cuenta. Los niños aprenden de sus padres o de quienes los crían y repiten sus paradigmas mentales y sus conductas.

¿De dónde crees tú que los niños dicen “eres una p… a sus compañeras, o, “eres un retardado’, o, “eres una vaca negra” o todas esas palabras o frases cargadas de odio, humillación o resentimiento?

Como mencioné anteriormente, la situación del bullying en la escuela no es un hecho aislado de la sociedad. Vivimos en un ambiente bullying por todos lados: en el ámbito gubernamental, laboral, social, familiar, individual. Si queremos una sociedad libre de bullying entonces es imprescindible que todos hagamos una introspección y detectemos qué herida tenemos y cuanto amor estamos dando o dejando de dar, ya que de ello dependerá que el bullying tome más fuerza o se debilite.

La solución al problema del bullying, desde mi punto de vista, no está solo en que el agredido “hable” o que el agresor sea “castigado”. Está en que sanemos las heridas del alma y en dar más amor a nuestros hijos, nietos, sobrinos, estudiantes, y a nuestros semejantes.

Sin importar si tienes un hijo/a agredido/a o agresor o no, esta situación nos atañe a todos. Te invito a que hagamos una real Prevención del Bullying. Eliminemos la causa del bullying.

Fortuna.
Coach Internacional con PNL

no-al-bullying

Deja un comentario


%d personas les gusta esto: