El Poder de Nuestros Pensamientos  0

el-poder-de-nuestros-pensamientos¿Sabes que tus pensamientos controlan y determinan casi todo lo que te sucede? ¿Te has dado cuenta alguna vez que tus pensamientos pueden aumentar tu frecuencia cardiaca e incluso afectar tu digestión, hacerte sentir alegre o deprimido? ¿Cuantas veces tus pensamientos te han mantenido despierto sin poder dormir?

Tu mente es extraordinaria y poderosa… Uno de los principios espirituales y mentales más importante que existe es… “Tú te conviertes en lo que piensas la mayor parte del tiempo”… Es por ello que tu mundo exterior es el reflejo de tu mundo interior.

¿En qué te estás convirtiendo hoy? ¿Qué tipo de pensamientos estás teniendo? ¿Eres consciente de ellos? ¿En qué te estás enfocando?

Tu mente siempre trabaja para ti. La pregunta es, ¿está trabajando a tu favor? Según el tipo de pensamientos que tengas, trabajará a tu favor o en tu contra.

Si los resultados que estás obteniendo no son los que anhelas, entonces es preciso que te detengas un poquito a ver qué tipo de pensamientos estás teniendo.

¿Te ha pasado alguna vez que te has puesto una meta pero que por más que lo has intentado no lo has logrado?

Cuando esto sucede la mayoría de las veces la solución no se encuentra en lo que está fuera de ti; es decir, no se encuentra en los demás ni en las cosas que te rodean, sino más bien en ti, fundamentalmente en lo que piensas.

Por lo general, cuando algo no nos sale como planeamos tendemos de manera razonativa a buscar “al culpable”… Siempre buscamos fuera de nosotros.

En nuestra mente existen infinidad de elementos guardados, muchos de estos elementos llamados pensamientos, creencias, valoraciones, ideas, etc. Muchos de estos elementos nos sabotean. Lo peor de todo es que no somos conscientes siquiera de su existencia. La mayoría de las veces ignoramos que existen. Sin embargo, los repetimos una y otra vez, una y otra vez.

¿Sabes que tenemos alrededor de 60 mil pensamientos diarios? ¿De qué manera los utilizas? Con nuestros pensamientos estamos creando constantemente todas las experiencias de nuestra vida.

¿Alguna vez te has preguntado por qué piensas como piensas? ¿De dónde vienen los pensamientos que tienes? ¿Eres consciente del poder que ejercen sobre ti?

La mayoría de pensamientos que guardamos no los hemos creado nosotros mismos. La mayoría de ellos los hemos tomado de otras personas (padres, abuelos, maestros, etc.), y por lo general, hemos tomado los pensamientos que han creado las experiencias de vida de ellos. Es decir, de manera inconsciente estamos repitiendo patrones de conducta ajenos conducidos por pensamientos ajenos. Por lo que, como dice el maestro Samael Aun Weor, estamos totalmente robotizados; por lo tanto, no vivimos, solo existimos.

Al tomar conciencia de nuestros pensamientos y del poder que ejercen sobre nosotros, podremos tomar control de nuestra existencia y crear la vida que queramos.

Los pensamientos ajenos nos ayudan a sentir infelicidad.

Si cambiamos lo que pensamos podemos cambiar lo que sentimos, lo que decimos, la manera en que actuamos, y, con ello, los resultados que obtenemos.

Al tomar conciencia de los pensamientos que tenemos y los cambiamos podremos actuar congruentemente con lo que anhelamos y obtener resultados.

Para ilustrar mejor, te pondré el ejemplo de María que quiere bajar de peso.

Ella anhela bajar unos kilos que tiene demás y lucir una figura esbelta y sexy. Se esmera en hacer dietas, ejercicio y todo lo que su razonamiento lógico le dice que puede hacer.

A pesar de su esfuerzo; sin embargo, María no logra esa figura que ansía. Como resultado, se siente frustrada, decepcionada y finalmente, lo único que consigue es subir más de peso.

¿Conoces a alguien con este tipo de experiencia?

Seguramente te estarás preguntando, por qué sucede esto, ¿verdad?

Voy a analizar detenidamente este ejemplo para que puedas darte cuenta del gran poder que tienen nuestros pensamientos y de cómo nos gobiernan inconscientemente y nos hacen actuar de manera incongruente con nuestros objetivos.

María quiere bajar de peso. Sin embargo, en su cerebro existen unos circuitos neuronales “barriga llena corazón contento”, “las penas con pan son buenas”, etc. ¿las conoces? Son muy populares, ¿no es así?

Bueno, estos circuitos neuronales de información están registrados en el cerebro de María. Cuando ella decide ponerse a dieta, su inconsciente inmediatamente reacciona… ¿dieta? dice el inconsciente, e inmediatamente lo relaciona con hambruna y a su vez hambruna con calamidad… inmediatamente sale el archivo neuronal “barriga llena corazón contento”, por lo tanto le saca la grasa a la lechuga que come María porque de esa forma le evitará la calamidad, la hambruna, la pena.

el-poder-de-nuestros-pensamientos

Recuerda que la función del inconsciente es cuidarnos y permitirnos sobrevivir, por lo tanto ante semejante aviso, él actúa “lo mejor posible para evitarle a María pasar una calamidad”.

María tuvo el pensamiento “barriga llena corazón contento”, pero no fue consciente de él. Y mientras más dieta hace María, el inconsciente más le saca la grasa a la lechuga. ¿Me dejo entender?

Ante semejante hecho, María solo reduce algunos gramos y al ver que no baja el peso que ella espera, se siente frustrada, apenada… el inconsciente dice “las penas con pan son buenas”, por lo tanto le envía el apetito a María, más ganas de comer. Y luego ella piensa de manera lógica que “come por ansiedad”, y como tiene además otro archivo neuronal que dice “cómete todo” ¿lo recuerdas?, entonces María termina comiéndose todo lo que tiene en el plato (o en la bolsa de pan) y así en vez de bajar de peso ella sube.

Pondré otro ejemplo. Pedro anhela mejorar su economía, quiere aumentar sus ingresos, busca alguna oportunidad a la que toma con mucho recelo porque “no quiere perder”; sin embargo, termina haciéndolo. Luego, su lógica razonativa declara “eso no funciona”.

Veamos. Por un lado, él quiere mejorar su economía, quiere más ingresos. En el momento en que Pedro empieza a pensar en ello su inconsciente empieza a trabajar y le trae oportunidades a su vida. De pronto alguien le habla acerca de un nuevo proyecto. Ve que se trata de una oportunidad en donde puede generar ingresos de una manera simple pero con un poco de esfuerzo. ¿Qué sucede?

Sus pensamientos “no hagas eso”, “eres un bueno para nada”, “para ganar dinero tienes que trabajar duro”, “el dinero no cae del cielo ni crece en los árboles”, etc. afloran casi de manera instantánea haciéndole sentir miedo e inseguridad. Ante esta situación, su inconsciente actúa y le hace responder una serie de objeciones o excusas “no tengo tiempo”, “no tengo dinero para invertir”, “mi pareja no quiere”, etc. ¿Te suena familiar? Como resultado, no hace nada y su situación sigue igual o tal vez peor. Inconscientemente, de manera incongruente a sus anhelos Pedro deja pasar la oportunidad y continúa en su misma realidad.

En el mejor de los casos, en el que decide intentar, lo hace con recelo para “no perder”; sin embargo, finalmente termina perdiendo… ¿Sabes que el inconsciente no reconoce el “no”? Por lo que en realidad la orden que le está dando a su inconsciente es “quiero perder”. Es decir, él empieza a desarrollar la oportunidad con el pensamiento “no quiero perder”, el inconsciente lo toma como tal “quiero perder” y eso consigue. Luego, su lógica busca “al culpable” y dice… “la gente no quiere”, “nadie se interesa”, “esto no funciona”, etc.

Cuando en realidad el resultado que Pedro obtiene es producto de sus propios pensamientos, porque interiormente él no cree que sea capaz de desarrollar exitosamente esa oportunidad o que ese proyecto le permita obtener ganancias. Eso es lo que hay en su inconsciente. Ese es su resultado.

Como puedes ver, el poder de nuestros pensamientos controla nuestra existencia y crean nuestra realidad. Así como María y Pedro, muchas personas de manera consciente quieren lograr un objetivo; sin embargo, de manera inconsciente actúan de manera incongruente hacia el logro de ese objetivo.

Al permitir que pensamientos como “no puedo”, “no vales para nada”, “el dinero no crece en los arboles”, “barriga llena corazón contento”, “Las penas con pan son buenas”, etc. gobiernen tus decisiones estás evitándote a ti mismo lograr tus propios sueños.

Existe una ley que dice lo semejante atrae a lo semejante. Y quiero llevarte a reflexionar. ¿Qué tipo de pensamientos tienen las personas con las que te rodeas? ¿Lo has notado? Es muy probable que tú también tengas ese tipo de pensamientos.

Como dije anteriormente, por un lado, anhelamos lograr algo, pero por el otro, nuestros propios pensamientos nos sabotean y por ello no logramos resultados.

el-poder-de-nuestros-pensamientos¿Cuántas veces tus pensamientos te han saboteado? ¿Hasta cuándo vas a permitir que lo siga haciendo? ¿Hasta cuándo vas a permitir que tus pensamientos te quiten el sueño que anhelas? Ojo, el inconsciente no es el culpable de lo que te sucede, ya que él saca lo que tú (u otros) le ponen. Son tus pensamientos con su poder los que crean tu realidad, o más bien diría, los pensamientos que te pusieron desde niño las personas con las que te criaste o relacionaste y que tu aun de adulto continuas repitiendo.

Tu situación actual tampoco es culpa de ellos ni de nadie. Porque así como ellos te pusieron sus pensamientos, tú también puedes empezar a poner tus propios pensamientos, aquellos que te permitan actuar de manera congruente con lo que anhelas.

Ahora de adulto, tú tienes el libre albedrio y el poder de cambiar tus pensamientos. Tienes el poder de sembrar pensamientos positivos y acordes con tus anhelos.

¿Te gustaría hacerlo? ¿Estás listo para empezar el proceso de crear tus propios pensamientos y disfrutar de su gran poder? Un programa de coaching personal con PNL te puede ayudar.

Contáctame y conversemos.

Fortuna.

Coach Internacional y Master Coach de Negocios con PNL

Mentora Holística

Deja un comentario


%d personas les gusta esto: