Posts for Tag : espiritual

El Mundo de la Mente y Su Poder Oculto  0

el-lenguaje-oculto-de-la-menteÚltimamente se habla mucho del poder de la mente. Suele usarse a la mente como herramienta de cambio y transformación personal.

Es sabido que necesitamos tener pensamientos,  sentimientos, emociones, palabras, acciones y hábitos positivos para cambiar nuestra realidad actual por la que queremos. Sin embargo, por lo general no nos damos cuenta de que lo que generalmente queremos lograr está muy lejos de la realización de nuestro SER.

Es por ello que en esta publicación me voy a referir al poder oculto que la mente ejerce sobre nosotros de una manera tan sutil, casi imperceptible, pero engañosa.

He comprendido que la mente es una herramienta poderosa; sin embargo, es una herramienta de doble filo. La usamos para CREAR y también para DESTRUIR.

Con nuestra mente podemos crear todo lo que podamos imaginar. Lo que no podemos imaginar es que a la par también nos auto destruimos. De hecho, así lo hacemos.

Puede sonar antagónico, y lo es. El mundo material, el mundo de la manifestación, es un mundo creado por la mente, desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte, todo lo que nos circunda es creado por la mente humana. Incluso el nacimiento y la muerte son solo ideas de la mente. No son creados por nuestro SER. Pero es un mundo irreal.

Con el uso de la mente el hombre ha llegado a la luna… Sin embargo, por ese mismo uso, aún no ha podido llegar a sí mismo. ¡Qué contrariedad!

Todo lo que la mente crea es temporal, y, hasta cierto punto, limitado e ilusorio. Así lo siento yo. Está regido por el tiempo y el espacio. Es perecedero, no es real. Es decir, tiene un principio y un fin… es un círculo existencial, el círculo existencial del No-SER, el círculo existencial de la mente, del ego. Existir es diferente a vivir.

Un transbordador espacial es perecedero. Un auto, los alimentos que consumimos a diario, la información, el cuerpo humano. Nada es eterno, excepto la misma nada o el mismo todo. El absoluto. Y nosotros somos del absoluto, que es nuestra fuente de origen. Tomamos forma humana pero no somos la forma humana. Somos mucho más que ello.

La forma humana es regida por la mente, y tiene necesidades, por lo que necesita alimentarse. Si la mente no se alimenta del mundo tampoco produce para el mundo. La mente se alimenta de palabras, de sonidos, de formas, de imágenes, de color, de sabor, de olor…

Cuando creas algo, luego quieres crear otra cosa. Sientes la necesidad. Es la necesidad de la mente. El SER verdadero carece de ella, no tiene necesidades, no necesita alimentarse, solo manifestarse, y lo hace a través de los sentidos ocultos que se desarrollan en el mundo interno.

Si bien es cierto necesitamos emplear nuestra mente en este mundo tridimensional, también es necesario que tengamos en cuenta que no nos podemos dejar atrapar por ella. Por el contrario, necesitamos independizarnos de ella.

Es por ello que cuando meditamos y viajamos al mundo interior, que es donde habita nuestro ser verdadero y nos podemos encontrar a nosotros mismos, necesitamos silenciar la mente. De hecho, el no hacerlo, no nos permite viajar a este maravilloso mundo.

¿Sabes lo difícil que les resulta a la mayoría de personas silenciar su mente? Mientras tu mente esté activa, difícilmente podrás viajar a tu mundo interno, y con ello difícilmente podrás encontrar tu SER.

Es por ello que digo que nuestra mente es poderosa para crear y también para destruirnos. Ese el su poder oculto.

No podemos ser juez y parte. Somos de derecha o somos de izquierda. El amo o el sirviente.

Nuestro cuerpo se mueve por nuestra mente, y se mueve en la dirección que ella lo dirige. Nuestro SER no necesita ser puesto en movimiento porque ya está en movimiento, hoy, ahora y siempre.

En esta era mental en la que estamos viviendo hoy existe la falacia de que estamos dominando la mente. Lo que no vemos es que la mente, nuestra propia mente, nos está dominando y, lo que es peor, nos está destruyendo, apartándonos de quienes verdaderamente somos. Nos tiene envueltos en el mundo de la forma, y nos aleja del mundo espiritual.

Necesitamos volver a nuestro hogar, a nuestro mundo espiritual del cual venimos. Necesitamos ir a nuestro mundo interno. Necesitamos silenciar nuestra mente para que su poder oculto no pueda ser ejercido sobre nosotros.

Nuestro ser interno carece de necesidades, tal como lo he mencionado. El ES, vive, no tiene forma, abunda, es atemporal e ilimitado. Existe antes de nuestro nacimiento y después de nuestra muerte física. Él no necesita lo que la mente sí. No nos dejemos engañar. La mente nos mantiene en el mundo externo, nos aleja de nuestro SER.

Usemos nuestra mente para destruir las necesidades del cuerpo, más no para alimentarlas. En su lugar, despertemos nuestra conciencia y trabajemos por el disfrute del vivir.

Vivir trae consigo silenciar la mente y despertar la conciencia. Trae también consigo el amor. De allí que el primer mandamiento divino dice “Amar a Dios por sobre todas las cosas”… No se puede amar a Dios si se ama a la mente. Dios está en nuestro interior, no exterior.

Conciencia y mente son dos cosas totalmente diferentes. La conciencia es –por decirlo de alguna manera– la palabra de nuestro SER, aunque debo dejar bien claro que nuestro SER no necesita palabra alguna, nuestro SER es.

La conciencia se manifiesta a través del cuerpo-mente porque el cuerpo-mente existe. Sin haber cuerpo-mente, el SER no necesita expresarse porque ya está expresado. El SER, en ese sentido, se expresa a través de la conciencia.

Nuestro cuerpo físico es alimento y agua, materia transformada. Nuestro SER verdadero es la energía que da vida a la materia, algunos le llaman el Soplo Vital. Yo le llamo energía vital.

De hecho, esta misma energía es la misma que yace en un gorrión como en una flor, en un río como en un árbol, o en un pez como en una montaña. Esta energía es inherente a cualquier ser vivo, solo que a diferentes cantidades.

Es un gran avance que hayamos podido darnos cuenta de que podemos usar nuestra mente como herramienta de creación, transformación personal y supervivencia en este mundo físico. Pero en el mundo físico no está nuestra casa, por lo que necesitamos retornar. Necesitamos trascender permitiendo que se manifieste nuestra conciencia.

La mente crea imágenes, sonidos, conceptos, creencias, dogmas, títulos, miedos, etc. De eso se alimenta.

En este agitado mundo mental en el que estamos inmersos necesitamos entrar en armonía con nuestro SER. Cuando lo hacemos podemos calmarnos y encontrar la paz que tanto necesitamos. Mientras sigamos en la corriente que la mente nos conduce estaremos en un estado de autodestrucción. Estaremos olvidándonos de nosotros mismos.

Estar en el mundo de la mente nos mantiene en el mundo de la individualidad, en el cuerpo-mente, en el ego, y seguiremos en un proceso de autodestrucción.

Todos somos uno. Al acercarnos a nuestro SER, nos acercamos al SER de la humanidad.

Mente que crea es mente que destruye si nos quedamos sumergidos en su falsa realidad. Ese es el poder oculto de la mente.

Fortuna.

Nuestro SER no tiene necesidades. Mientras más cerca estés de él, menos deseos tienes. Tu único anhelo es llegar a él.

El Poder Espiritual de la Palabra Humana  0

el poder espiritual de la palabra humanaPalabras colmadas de sinceridad, convicción, fe e intuición, actúan como bombas vibratorias altamente explosivas, cuyo estallido desintegra las rocas de las dificultades, operando la transformación deseada.

Evitad pronunciar palabras desagradables, aun cuando se refieran a hechos verídicos. Cuando, ante un conflicto, repetimos afirmaciones sinceras, con plena comprensión, sentimiento y determinación, éstas atraen infaliblemente la ayuda de la Omnipresente Fuerza Cósmica Vibratoria. Apelad a dicho Poder con confianza infinita, desechando toda duda; de otro modo la flecha de vuestra atención errará el blanco.

Una vez que hayáis sembrado en la tierra de la Conciencia Cósmica las semillas de vuestras oraciones, no las excavéis a menudo, con el objeto de comprobar si han germinado o no… Concededles a las fuerzas divinas la oportunidad de operar ininterrumpidamente.

Tomado del ebook Afirmaciones Cientificas para la Curacion, de Paramahamsa Yogananda.

Fortuna.
Mentora Holistica y Espiritual.