Bebés: Un mundo mágico

Desde el primer momento que una mujer y su pareja se enteran que están a la espera de un bebé, se convierten en una nueva persona. Comienzan una aventura cargada de muchos sentimientos. Se podría comparar con una montaña rusa. De seguro, si estás en plena gestación, entiendes perfectamente.

Sí, decimos que es una montaña rusa, porque son muchos los cambios. Las emociones, las subidas y las bajadas. Pero al final, es un mundo mágico que está por iniciar. Los bebés, son el regalo más grande que puede tener una mujer. Es el complemento de su crecimiento y madurez. Así, como la misión de emprender un nuevo camino acompañada de un ser único y frágil.

Las femeninas, al momento de comenzar su ciclo de embarazo, automáticamente se vuelve una persona con súper poderes. Ya que las madres se convierten en las protectoras de los bebés. Sus amigas, su pañuelo de lágrimas. Las consentidoras más grandes del planeta. Mentoras y hasta doctoras. Pero también, tienen una misión muy importante. Criar seres de bien. Buenos ciudadanos. Con excelentes modales.

A veces, en los momentos de bajadas se puede llegar a sentir que eso de tener bebés no es fácil. Claro que no es sencillo. Es una tarea ardua pero no imposible. Con paciencia y dedicación, pueden llegar a ser los mejores padres del planeta. En muchas ocasiones, los bebés se tornan inentendible. Lloran y lloran, sin nosotros saber cuál es la razón. Pero tranquila, no estás haciendo nada mal.

Si aún no habla, es su manera de expresar lo que siente. De seguro, puedes llegar a descubrir que le sucede, sin tener que colapsar. Los bebés son frágiles pero mágicos. Tienen el don de alegrar con sus ocurrencias o con una simple sonrisa que dibujen en su cara. Solo aprende a entenderlos y amarlos. Ellos están para que los cuidemos y le brindemos todo el amor posible.


Desarrollo de los bebés

Los bebés crecen en un abrir y cerrar de ojos. Es importante disfrutar de su desarrollo y evolución. Una vez que nacen, comienza un mundo totalmente mágico. Semanas de nuevas experiencias. Una madre nunca dejará de aprender. Esto porque los bebés cada día tienen algo nuevo que enseñar. Y son meses de movimientos  y cambios.  Los primeros dos meses, por lo general, los bebés se dedican a la lactancia materna y a dormir.

Ya es a partir del tercer mes que comienzan a relacionarse con todo lo que le rodea. Para ellos todo es nuevo, por lo que a diario experimentarán cosas nuevas. Se irán descubriendo poco a poco. Cada paso de su crecimiento, hace que aumenten los peligros. El nivel de curiosidad de los bebés va creciendo a la par de ellos. Por lo que el peligro siempre estará a la orden del día. Es cuestión de no descuidarlos ni un segundo.

A todo esto le sumamos sus primeros pasos, los cambios progresivos en la alimentación, el tema de la guardería o la primera separación de mamá. Podrían ser algunas de las nuevas experiencias que vivirás en esta etapa mágica. Que si bien, suelen tener sus escalones. Pero al final, serán días únicos e increíbles que guardarás por siempre.

El tema de la alimentación en los bebés es fundamental. Normalmente, hasta los seis meses se aplica la lactancia materna. Una vez pasado este tiempo, se comienza a complementar la lactancia con alimentos ricos en nutrientes. Comidas que les aporten suficientes beneficios para su crecimiento y desarrollo. Esta etapa es lenta. Será algo totalmente nuevo para ellos.

En mentora de vida, estamos para ayudarte en este camino como mujer y madre. Tenemos los mejores consejos y te explicamos muchos de los temas que normalmente invaden de dudas a las mamás.


Primeros pasos

Los bebés en su proceso de crecimiento cumplen con ciertas etapas. Si bien es cierto que son demasiado tierno cuando están recién nacidos. Ellos tienen que creer y desarrollarse. La buena alimentación es la base para que esto fluya. Ya que sin los nutrientes que ellos requieren, no tendrán la energía y las vitaminas para llevar sus días.

Sus primeros meses son de lactancia materna y brazos. Muchas madres la consideran la etapa más tierna. Es la primera de todo este mundo. Es donde los bebés están en pleno contacto con sus madres. Por lo que hace que se fortalezcan los sentimientos. Es importante que el bebé reciba el afecto, tanto como nosotros, ellos sienten. Pero no siempre se quedarán así de chiquitos y en brazos. Pues, tienen toda una vida por delante.

Una vez se cumpla este primer periodo. Continúa la otra. Bastante divertida y emocionante. ¿Sabes de cuál hablamos? Sí, del gateo. Una vez que lleguen a los seis meses. Inicia el proceso de alimentación para complementar la lactancia. Además, comienzan a experimentarse e inician el gateo. Como todo, es un proceso lento. Por lo normal, ellos lo logran por su insistencia.

Lo mejor para esta etapa es tenerlos siempre cómodos. Mientras que estén en casa, tenerles en el piso. Puede hacer uso de alfombras para bebés. Así se evitará que se lastime. Mientras más contacto con el piso, más rápido podrían llegar a gatear. Una vez lo logren, comienza la aventura. Recorrer todos los rincones de la casa, es uno de sus objetivos. Así irán descubriendo cosas nuevas. Es recomendable recoger los adornos frágiles y tapar los tomas corriente. De esta manera, evitar un accidente no deseado.

Por lo general, el gateo se logra entre los seis y 10 meses, pero, no todos los bebés son iguales. Algunos pueden llegar a gatear antes o después. Una vez cumplan con este episodio. Viene el que muchos padres desean. El de caminar. Cuando los bebés dan sus primeros pasos, llenan de orgullo a sus familiares. Ya después de los 10 meses, los mismos bebés comienzan a intentarlo. Cabe destacar, que es un proceso donde se dan golpes y se caen muy seguidos. Forma parte de todo el crecimiento.

Lo mejor es siempre estar pendiente de ellos. Y ayudarlos. Así se puede evitar que se lastimen.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *