Bebés recién nacidos: El primer mes

Los bebés recién nacidos son adorables. Pero no vienen con un manual ni instrucciones de cómo bañarlos, cambiarle los pañales, amamantarlos, entre otras cosas. Por ende, días antes del nacimiento del tan esperado bebé, surgen un sinfín de dudas y preguntas. Situación que es normal y más en madres primerizas. El miedo se hace presente. La ansiedad no para.

Aunque en circunstancias todo lo relacionado a bebés recién nacidos suene abrumador, los bebés resultan ser menos indefenso y frágil de lo que por lo general se piensa. Por más que resulte una tarea difícil, es justo en muchas formas. Los bebés ayudan a que los padres madures y se conviertan en los mejores. Además, de que les van enseñando sobre todas las señales, las cuales indican sus necesidades.


Datos importantes de los bebés recién nacidos

Es importante conocer a tu bebé. Todos los bebés recién nacidos  requieren de las mismas cosas. Alimentación, dormir y calmarlos, son las necesidades principales que se tienen que cubrir es un pequeño. Los primeros días es de adaptación. El infante está conociendo un nuevo mundo, fuera del vientre. Por lo que irá aprendiendo poco a poco que el universo es un sitio de confianza que cubrirá sus necesidades.

Los bebés, vienen con temperamentos diferentes. Todos son distintos. Cada pequeño tiene sus características. En algunos casos, hay bebés que cuentan con esquemas de sueño y alimentación más regulares que otros del mismo tiempo o edad. Asimismo, están los que van desarrollando sus habilidades motoras, físicas y mentales más rápido.

Lo ideal es que los padres se vayan adaptando al esquema de sus bebés. Así ir mejorando juntos y progresando en el crecimiento del pequeño. En los primeros meses los bebés necesitan comer de forma regular durante las 24 horas del día. Esto trae consigo cansancio de la madre, ya que su día se basa en amamantar todas las veces que el bebé lo solicite. No hay límites.

Lógicamente, llegará un instante en que la pareja se sentirá cansada y se preguntarán si tendrán nuevamente un momento para ellos. Y si lo habrá. Pero es necesario que por esos días, se dediquen a conocer al nuevo integrante de la familia y que el bebé los conozca. Es necesario ceder a los cambios que requiera tu pequeño.


Tiempo para el cuidado

Pasar tiempo de calidad con los bebés recién nacidos es increíble. Cuando la mujer da a luz, debe cumplir un tiempo de reposo. A esto se le suma el periodo que debe estar retirada del trabajo para darle atención al hijo que apenas conoce. Pues, por el tema de la lactancia materna, se torna complicado desprenderse del bebé. En tal caso, tiene que ser en tiempos muy cortos. No más de una hora.

Por esta razón, las madres tendrán mucho tiempo en privado con el bebé para conocerse mutuamente. Aunque estos pequeños no juegan apenas salen de la barriga, disfrutan de cosas. Les gusta mucho explorar todo lo que les rodea con sus ojos, oídos y cuerpos. A pesar de que el primer mes, su visión no es muy clara.

La estimulación es parte fundamental en todo el proceso de crecimiento. Desde que nacen, es importante hablarles en los momentos que estén despiertos. Los bebés conocen la voz de sus padres y más la de la mamá, por el tiempo que pasó en el vientre escuchándola. La voz de los padres suelen ser un bienestar para ellos.

Colócate a 25 centímetros frente al bebé. Es la distancia ideal para que él pueda ver mejor. También funciona desde los brazos hasta tu cara. Lo importante es que estés cerca y lo mires. En el momento que lo tengas cargado no le quites la mirada. Él mantendrá contacto visual mientras lo abrazas, conversas con él y le cantas algo. Ellos necesitan de mucho tiempo para su cuidado.

Ahora bien, si nos vamos al momento de dormir. Lo recomendables es colocarlo de espalda, intentar no taparlo demasiado y mantener la habitación con una temperatura que sea cómoda para ellos. Evitar colocarle en la cune peluches, estos absorben polvo. Pueden ocasionarles alergias. Así como ropa demasiado esponjosa.

En los primeros días del recién nacido, es mejor no sacarlos de casas. Solo cuando se le apliquen las vacunas correspondiente. Y aunque es complicado. Mantener en el mínimo las visitas. Son días que tanto la mamá como los bebés están experimentando cosas nuevas.  En nuestro portal, podrás conseguir diferentes consejos para llevar el camino como mujer y madre.


Tres semanas de nacidos

Una vez pasadas tres semanas del nacimiento del bebé, lo más probables que ya estés más adaptada a él. Lo más seguro que hayas realizado algún ritmo para dormirlo o alimentarlo. Todo esto, según lo que él te solicita. Para este tiempo conocerás más del infante. Tanto que te anticiparas a lo que él requiere.

Cuando los bebés cumplen tres semanas de nacidos, por lo general, están más despiertos. Se mantienen con los ojos abiertos con más frecuencia. Pueden llegar a pasar una hora observando y riendo. Comienzan con su exploración visual. Por lo que de seguro notarás que te mira fijamente. Simplemente estará estudiando tu forma de hablarle, tu rostro.

Al momento que hables, lo más seguro que comience a generar algún sonido. Será su manera de demostrar que le gusta lo que conversas con él. Estos sonidos son llamados balbuceos. Son el comienzo del lenguaje. Es importante que le respondas siguiendo el hilo del tema de conversación que llevan.

Al final del día puede ser estresante para ellos. Se ponen irritables. A medida que pasan los días su sistema nervioso va madurando. Son tantas cosas que le van interesando durante el día, que en la noche podría tener alterado el sistema nervioso. Un baño acompañado de un rico masaje con crema para bebés y una linda conversación, pueden ayudar a calmarlo.

Comienzan a tener más control de la cabeza. Está más rígida y no tan frágil como antes. Pero, no está completamente dura, por lo que seguirán necesitando apoyo. También tienen más fuerza en la parte superior del cuerpo. Pueden llegar a levantar la cabeza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *