Bebés llorones: Cómo calmarlos

Los bebés tienen una manera única de expresar lo que sienten. Y es a través del llanto. Debido a que no hablan, sin sienten algún dolor, molestia o simplemente algo emocional, lo hacen llorando. Si bien que suele ser estresante. Por un momento dejan de ser tan adorables. Pero cuando no se sabe la razón de las lágrimas, es más agobiante.

Existen varias teorías con respecto al llanto de los bebés. Esto debido a que pueden ser muchas las razones por las cuales los bebés son llorones. Lo que es cierto, que no es intención de ellos. Así como nosotros nos comunicamos a través del lenguaje, ellos lo hacen por el lloro. Si bien, la tarea de los padres es intentar descubrir que le sucede para poder calmarlo.

Una de las tantas teorías que se manejan con referencia a los bebés llorones es que ellos lloran un promedio de dos horas diarias hasta el tercer mes de nacidos. Aunque en las primeras semanas, suelen ser más horas. Los bebés están experimentando un nuevo mundo. Por lo que el llanto es más frecuente.

Ahora bien, por lo general, el 40% del lloro en los primeros meses de vida es durante la noche. Pero, posteriormente lloran más en el trascurso de día que de noche. Esto se debe a que alargan el sueño nocturno. Es decir, el llanto sin duda alguna no tiene horario definido. Simplemente ellos lloran cuando lo necesitan para que atiendan a su requerimiento.

Otra teoría que ronda por el universo sobre los bebés llorones es: que el tipo y la duración de lloro reflejan de alguna manera el carácter del pequeño. Los considerados tranquilos, normalmente lloran muy poco. Mientras que los bebés que suelen ser inquietos y sensibles, comienzan a llorar por todo. Sin embargo, no siempre el carácter hoy día se correlaciona con lo qué serán o cómo será cuando sean grandes.

Los bebés que son muy sensibles, son los considerados llorones. Esto porque reaccionan llorando ante relativamente cualquier estimulo que se le dé. La inquietud incrementa al momento de que ellos sientan a los padres nerviosos o angustiados por alguna situación de la vida. Por eso es recomendable mantenerse lo más sereno posible. Pues, los bebés reciben esas energías y la manifiesta llorando.

Lo que si es necesario, es que cuando un bebé llora, hay que tomarse la tarea de indagar y averiguar la razón del llanto. Intentar solucionar su malestar para que se calme y deje de llorar.


Consejos para calmar

a los bebés llorones

Como ya dijimos anteriormente, el llanto es el medio de comunicación de los bebés. Si tienen sueño y quieren que mamá los acurruquen, lloran. Al momento que comienzan a sentir hambre, no tienen de otra que llorar para que los amamanten. Si están aburridos, también lloran. Están los casos que los bebés lloran sin ningún motivo, simplemente porque así lo desean. Pero siempre habrá una causa del llanto.

Cabe destacar que te queremos dar algunos consejos para tratar de calmar al bebé cuando está llorando y aún no descubres la razón del mismo:

  • Tienes que tomar en cuenta que los brazos de mamá es el lugar preferido para los bebés. Y de aquí sale la primera técnica para calmas al bebé en muchas oportunidades. Toma al pequeño y mécelo en tus brazos. Aprovecha el contacto directo y habla con él. Conversa y dile palabras de amor al oído. Este momento lo llenará de paz y lo hará recordar lo cómodo que estaba cuando vivía en el útero materno.
  • Dar un paseo puede resultar muy efectivo. Y no hay padre que diga lo contrario. Pues, hay casos que con solo sentar al bebé en el coche y  pasearlo por la misma casa o la calle, funciona a la perfección. Ese recorrido es ideal para que se tranquilice. Otro método que a veces es mejor que el anterior, es el de subirlo a una silla de carro y dar una paseo por la misma urbanización. Este método es más utilizados por padres que ya no consiguen que hacer. Por lo general, hay pequeños que al arrancar el carro se duermen.
  • Los masajes son algo que relajan hasta a los adultos. Unas ricas caricias en la barriguita o espalda lograrán calmar al bebé. En la mayoría de las ocasiones los gases hacen que los bebés lloren. Estos les produce dolor y un suave masajito los podría ayudar con el malestar. Es recomendable realizarle masajes de forma habitual, así ellos se acostumbran y aprender a relajar con eso. Puede ser un momentico antes de bañarlo, después del baño o antes de dormir. Cualquier momento es bueno. El bebé debe estar denudo, por lo que la temperatura debe estar acorde para que no pase frío. Es necesario usar aceites para bebés o cremas. En el caso del aceite se puede calentar un poquito.
  • Cuando intentamos todos los métodos para calmar al bebé y nada funciona comenzamos a estresarnos. Ni pegándonoslo al pecho consigue calmarse. El no saber la razón del llanto, aunado al no poder calmarnos altera y poner nerviosa a las madres. Esto suele ser peor. El bebé percibe eso. Por este motivo, es recomendable darle al pequeño a otra persona que esté tranquila. De seguro es percibirá la tranquilidad y se calmará. Esta técnica también aplica cuando la madre tiene problemas emocionales. Hay que entender que los bebés son sensibles. Y por más que pensemos que no, son capaces de captar todos las cambios de ánimos de su madre.
  • Los bebés puedes llorar incansablemente. Por lo que los padres buscan y agotan todas las maneras que pueden existir para que el bebé logre calmarse. E inclusive, a diario podríamos decir que los padres inventan un método nuevo. Entre los experimentos hechos en casa está el ruido de la lavadora. El ronroneo del motor puede llegar a tranquilizar al bebé y conciliar el tan esperado sueño. Los ruidos son buenos aliados. Ya todo dependerá del bebé. Si es de los que se calma con sonidos, puedes colocarlo hasta cerca de un equipo de sonido con música relajante.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *