¿Qué hacer si el bebé tiene fiebre?

La fiebre no es una enfermedad como muchas personas lo definen. La fiebre es un síntoma de alguna afectación en el organismo. Por esta razón, esta no se elimina, sino que se mantiene controlada. Es la manera de reaccionar del cuerpo antes algún virus o bacteria.

Este malestar es muy común en los bebés. Lo importante de esto es tenerla controlada y no dejar que suba tanto. Cabe destacar, que han demostrado que  gracias a la molesta fiebre, las células barreras, contra virus o bacterias, incrementan hasta unas 20 veces y disminuye la duración de la enfermedad que se tenga.

La fiebre se puede definir como el aumento de la temperatura corporal. Por lo general, es superior a 37,2°C. Para saber la temperatura exacta, lo mejor es tomarla en la axila. Dicha calentura significa que hay algún tipo de desequilibrio entre la producción y la dispersión de la temperatura en el cuerpo del bebé.

Pero la temperatura puede llegar a sufrir alteraciones en el día. En las mañanas suelen ser más bajas, entre 35,8°C y 36°4 aproximadamente. Una vez que llega la tarde comienza a aumentar progresivamente hasta las últimas horas. Es decir, la fiebre más alta es en las tardes. Ya por la noche, comienza a bajar gradualmente.

Los cambios en la temperatura pueden ser provocados por otras causas, diferentes a la de una infección. La mala digestión por comer en grandes cantidad o al realizar ejercicios físico muy fuerte es alguno de los ejemplos de otras causas. Cuando se habla a la fiebre de un bebé, es porque la temperatura se mantiene por encima de los valores comunes durante un tiempo determinado un poco largo.


¿Cómo saber si el bebé tiene fiebre?

 

Hay diferentes maneras de determinar si el bebé tiene fiebre o no. Una de ella es besándolo o tocando su frente. Si al realizar alguna de las dos acciones antes mencionadas y lo notas más caliente de lo normal, lo más seguro es que tenga fiebre.

La fiebre es un síntoma que arroja el cuerpo cuando está combatiendo una infección o algo irregular en el organismo. Para saber a la perfección y salir de dudas, lo recomendable es tomarle la temperatura al bebé. Para esto existen termómetros digitales y manuales. El tema es saber exactamente su temperatura corporal para que el médico pueda recitarle el tratamiento.

La temperatura corporal normal de un bebé que está sano se ubica entre 36 y 38 centígrados. Ahora bien, si la calentura rectal del bebé supera los 38 grados, sin duda, tiene fiebre. Esto según muchos profesionales de la salud y la Academia Estadounidense de Pediatría.


Causas de la fiebre en los bebés

 

Como ya hemos dicho, la fiebre es un malestar que puede ser causado por una inflamación, una infección o por ambas. Guiándose por su evolución y otros síntomas que puede estar presentando el bebé, el pediatra podría determinar la causa principal de la calentura y mandar el tratamiento indicado.

Existen diferentes síntomas que pueden llegar ayudar a conseguir la causa de la fiebre. Estos aportaran la elección adecuada para realizar una acción mientras se acude al médico. Pesadez en el cuerpo, dolor de cabeza, debilidad y escalofríos, son por lo general malestares de una gripe, por esta razón, puede ser un causante de la calentura.

Los vómitos que pueden ser por intoxicación o gastroenteritis, se une a las posibles causas de una fiebre. La tos y la nariz congestionada son señales de gripe, infección viral o en su defecto, bronquitis, motivos para que el bebé tenga calentura.

Por otro lado, están las infecciones intestinales, indigestión, intoxicación o envenenamiento, también traen consigo el malestar de la fiebre y la diarrea. Dolor de cabeza, en la frente, encima de las cejas o en la nariz, es igual a una sinusitis, esto deriva a otra causa de este síntoma.

Ya habíamos dicho que podrían ser numerosas las causas de la fiebre. Tanto así que a todo lo que ya nombramos anteriormente se le suma: Dolor de oídos que es igual a una otitis o parotiditis. Una apendicitis, cólicos o infección intestinal que va acompañado de la calentura y dolor de estómago. Además, la cistitis o infección del tracto urinario y para finalizar, manchas rojas en la piel, lo que es conocido como sarampión, escarlatina, rubéola, entre otros.

Cabe destacar que la fiebre también se puede producir por inestabilidad emocional.


Maneras de controlar la fiebre

Primero que nada, hay que dejar claro que no hay que bajar la fiebre a menos que la temperatura rectal esté por encima de los 38°C y cause malestar al bebé.

Ahora bien, si la temperatura corporal está mayor a 38° C, es recomendable darle al bebé un medicamento antitérmico. Es importante que sea bajo la prescripción médica. Normalmente, los fármacos utilizados para estos casos son el paracetamol y el ibuprofeno. Actualmente combinan o alternan ambos medicamentos. Pero al final, es el pediatra que determinará el tratamiento, su dosis y el tiempo.

Cuando la fiebre está bastante elevada, hay que dejar al bebé con ropa ligera. Es necesario que el organismo drene esa acumulación de calor. La temperatura de la casa, o donde tengas al pequeño no debe estar mayor de los 21°C.

La hidratación en fundamental. De esta manera evitamos que el organismo del bebé de deshidrate por la calentura. Además del agua, se le puede dar zumo de limón con agua tibia y miel, así como también juegos naturales de cualquier fruta que al bebé le agrade, estos ayudarán a recuperar líquido y recuperar la energía necesaria.

Otro método es bañarlo con agua a temperatura natural. Esta técnica ayuda a dispersar el calor acumulado en el cuerpo. Se tiene que tomar en cuenta que el agua no puede estar demasiado fría. El choque de temperatura puede perjudicar la salud del bebé. Lo ideal es dejarlo en el agua templado por al menos 20 minutos.

Los antibióticos no son la mejor solución sin antes dar con la causa de la fiebre. Estos aunque son eficaces contra las infecciones, no son efectivos contra los virus. Que son por lo general los causantes de la fiebre en los bebés. Los procesos virales que son muy comunes al momento de entrar a una guardería.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *