Bebés y la convivencia con los animales

Los bebés son muy delicados. Al momento que nacen las madres se llenan de temores. Es muy común que antes de la llegada del nuevo integrante de la familia, ya existiese alguien más que mamá y papá en casa. Una mascota por lo normal es el compañero principal de una pareja que aún no tiene hijos. Por lo que al momento que llega el tan esperado bebé, comienzan las dudas con respecto al animal y el pequeño.

Pero debes dejar los miedos y las dudas con respecto al tema a un lado. El nacimiento de un bebé no significa que debemos sacar a la mascota de la casa. O en tal caso, olvidarnos de que existe. Si se trata de un perro, este se puede llegar a convertir en el mejor amigo del pequeño. Tanto al bebé como al animal se le debe enseñar a respetarse mutuamente. Así será la convivencia más fluida entre ambos.

Las mascotas al igual que los seres humanos sientes. Y más que todos los perros, suelen ser muy sentimentales. Es normal que la mascota adopte conductas bastante extrañas. Forma parte del proceso. Los animales pueden llegar a sentir celos ante la llegada de un bebé. Por este motivo, es recomendable preparar a la mascota meses antes del nacimiento para que se vaya adaptando y no le resulte un cambio brusco.

Es importante que no le quiten atención al animal. Ya que la mamá estará bastante ocupada con el bebé. Es importante que otra persona se preocupe y atienda a la mascota. Al momento que ellos sientan que estorban, se sentirán tristes.

Si se trata de un perro y está acostumbrado a dormir en la habitación de la pareja, hay que adaptando a un nuevo lugar, si los padres quieren que duerma en otro sitio por algunos meses. Es recomendable llevarlo al veterinario para protegerlo de insectos, desparasitarlo y colocarle las vacunas necesarias.


Proceso de adaptación

Hay que entender que el animal pasa por un momento de adaptación cuando llega un nuevo integrante de la familia. Él verá al pequeño como un intruso. Pero todo es cuestión de ir preparando y enseñándolo que no es nadie extraño. Al igual que mostrarle que el bebé no le hará daño.

Para iniciar esta tarea, el papá puede llegar a casa con una prenda que haya usado el bebé. De esta manera, presentársela a la mascota para que la huela y se vaya acostumbrando al olor. El día que el pequeño entre por primera vez a casa, el padre puede cargar al bebé mientras que mamá se acerca y saluda al animal como siempre lo hace. Esta es una técnica para evitar que le de celos al cachorro o mascota que se tenga en casa.

Una vez instalados en casa, lo más probable que el animal esté inquieto y lleno de curiosidad de saber que traen envuelto en sabanas. Es recomendable calmar al perro. Una vez este relajado, acercarle al bebé para presentárselo y permitir que lo huela. Este paso tiene que ser con mucho cuidado y siempre protegiéndole la cara con las manos al pequeño.

Si se trata de un niño prematuro, no existen medidas especiales para el proceso de adaptación. Son exactamente los mismos pasos. Se supone que al darle de alta en el hospital a un bebé prematuro es porque ya puede llevar una vida normal.

Por medidas de seguridad, no es conveniente dejar al bebé solo la mascota. En tal caso que el niño duerma en una habitación distinta a la de los papás. Hay que enseñarle al animal que no puede entrar mientras no esté un adulto. Una mascota puede causarle algún daño al bebé sin intenciones, si no está presente alguien. Pues, jugando puede lastimarlo.

Es mucha la información nueva que debe manejar la mascota al momento que llega un bebé a casa. Solo hay que ir enseñando poco a poco. Así, como dejarles claro que no deben acostarse en la cunita del bebé. Con el pasar de los días, también se le tiene que ir enseñando al pequeño de cómo tratar y cuidar al cachorro u animal que se tenga en casa.


Ventajas de crecer al lado de una mascota

 

Las ventajas de que un bebé crezca junto a un animal son numerosas e incontables. Los padres que vivan está experiencia gozarán de sorprenderse agradablemente todos los días. Las mascotas aportan en el desarrollo de los pequeños, algunos de esos beneficios son:

Estimulación sensorial: Los bebés son unos exploradores e investigadores natos. Los animales son una gran fuente de estimulo para ellos. Con una mascota experimentan a diarios y se convierten en aprendizajes. Un perro puede ser un buen niñero y un amigo incondicional. Y pues, jugar con un amigo otorga experiencias variables, divertidas y emocionantes.

Por este motivo, la agilidad del bebé se potencia al seguir visualmente a su mascota. Pero no solo eso, al tocar el cuerpo de su compañero fiel descubre nuevas texturas, las cuales le encantará.

Afectividad y empatía:  Los pequeños aprenden a darle cariño al cachorro y a recibir afecto de parte del animal. Captan que tienen que devolver algo de todo lo que pueden llegar a recibir con las personas que conforman la familia con los que comparten en todo momento. Esto se debe a que los cachorros son por naturaleza sensible hacia los bebés, ya que saben muy bien que son frágiles e indefensos. Por lo que, pueden ser sobre protectores, porque su instinto animal les lleva a preservar la vida de los cachorros de la manada.

Los animales y los bebés aprenden a cuidarse mutuamente. Según distintos estudios, los niños que crecer con perros o gatos son emocionalmente más compasivos e inteligente.

Autoestima: Cuando los padres involucran a los pequeños al cuidado de la mascota, estos se sientes más competentes y capaces. Ayudando a reforzar su autoestima. El hecho de estar al pendiente de un animal, le da a los niños un importante sentido de la responsabilidad, además de hacer que aumente significativamente su autoestima.

Salud: Los bebés pueden desarrollar un sistema inmunológico más fuerte gracias a los animales. Lo significa que estarán preparados para enfrentarse a distintas enfermedades.

Un estudio realizado por los investigadores de la Universidad de Finlandia, arrojó que los bebés menos de un año que conviven diariamente con animales, son un 30% menos propenso de padecer rinitis, fiebre o tos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *